Home / Fotos / Tercera Edad: mujeres de Israel deslumbran con sus rutinas de baile

Tercera Edad: mujeres de Israel deslumbran con sus rutinas de baile

Las luces bajas, una audiencia silenciosa y sobre el escenario dos bailarinas se sujetan una a la otra de manera increíble. Se mueven sin parar bajo una perfecta puesta en escena.

Bueno, no son bailarinas tradicionales: su promedio de edad está entre los 70 y los 75 años. Sí, y la mayor tiene 83. Estas mujeres mayores son las estrellas de un espectáculo innovador llamado “GO“, que acaba de celebrar su primer año en el centro Suzanne Dellal, la meca del baile de Israel que se encuentra en Tel Aviv.

Pero ¿cómo ha terminado este grupo de mujeres mayores sobre el escenario?  El espectáculo fue ideado por la coreógrafa Galit Liss, que diez años atrás empezó a dar  talleres para mujeres que amaban el baile y querían comenzar a practicarlo más allá de su avanzada edad. Desde entonces ha trabajado con más de 500 mujeres de entre 60 y 83 años junto al desarrollo de una metodología de baile única.

“Quise crear un manifiesto – explicó la artista- ya que las percepciones sociales de la vejez están demasiado establecidas. Y he querido mostrar que puede ser de otra manera”.

Liss es analítica y comprende muy bien la realidad de las personas de la tercera edad. “Como sociedad estamos muy influenciados por los estereotipos y esa es la manera en la que aceptamos a las personas mayores. Excluimos a los ancianos de la vida productiva”, manifestó.

Para ella, el espectáculo se trata de un hecho artístico. “Yo soy artista, y como tal estoy muy interesada en el movimiento de los cuerpos femeninos que no han bailado desde pequeñas. Con ellas puedo experimentar con el ser humano y no necesariamente desde un lugar perfecto”, afirmó Liss.

Una de las más preciosas coreografías del espectáculo “GO” de Galit Liss. Foto: Eli Passi

La mayor parte de las mujeres que se reúnen en su taller siempre se han interesado por el baile desde jóvenes pero dejaron su pasión debido a expectativas sociales y familiares. “Esta vez, ellas manejan sus propias vidas. Van en contra de las normas del pasado y de la crítica social”, dijo la coreógrafa.

Uno caso es el de Orit Gross (64), una de los bailarinas principales del espectáculo. “Bailé cuando era una niña. Realmente me gustaba”, narró la mujer que hoy puede volver a hacerlo sin tapujos.

Gross comenzó a bailar de nuevo la década pasada. Y, según ella, durante mucho tiempo estuvo buscando un lugar donde hacerlo, expresarse y reencontrar la danza dentro suyo. “No tenía ninguna intención de retomarlo como si no hubieran pasado 30 o 40 años. Este es un espacio diferente que acepta el hecho de que el cuerpo no es el de cuando éramos jóvenes”, destacó.

Los recuerdos personales tiñen todo el espectáculo. Algunas mujeres hablan de sus memorias con sus padres ya fallecidos desde hace tiempo, otras bailan un vals a solas en un salón. Aún hoy siguen recordando que cuando eran jóvenes tuvieron que dejar de bailar.

Mujeres mayores participan en el espectáculo “GO” en Tel Aviv. Foto: Eli Passi

En “GO” los movimientos son suaves. Las rodilleras son un accesorio básico y nadie baila por encima de sus posibilidades. “Hay una limitación, eso es claro. Se trata de nuestro físico”, comentó Liss. Y agregó: “Buscamos la manera de decir ‘sí’ y ‘no’. Y esto nos permite buscar nuevos movimientos”.

Para Liss hay otras limitaciones subjetivas. Una de ellas es encontrar el taller adecuado. “Cuándo una mujer mayor entra en el estudio, existe el miedo de que no sepa qué hacer con su cuerpo. Y con respecto a los espectáculos, las mujeres se sienten incómodas a la hora de bailar ciertas piezas. Pero es realmente hermoso ver la conexión entre los miedos que nos controlan y lo que pasa cuando dejamos de lado el temor. Se nota mucho en el cuerpo”, narró la artista.

La reacción del público es maravillosa y Gross siente que hay una conexión humana y  emocional que hace que cada persona lo tome de manera personal. “Me gustaría que cada mujer mayor encuentre su propio ‘GO’ -dijo Gross- para que todas tengan un lugar en el que expresarse”.

Para más información, clic aquí

Fuente: Israel21c

También puede interesarte

La OSA y su Comité Federal observan con estupor los dichos del embajador argentino en Haití

La Organización Sionista Argentina y su Comité Federal observan con estupor los dichos del embajador …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *